Clasificaciones de Hipertensión son publicadas, mas no aplicadas





La presión arterial es uno de los factores más importantes al momento de evaluar a un paciente. Una presión arterial combinana con otras patologías como dislipidemias o diabetes complican la situación de salud, y causan daños reversibles en el epitelio vascular, y organos. La Academia Americana del Corazón, por sus siglas en inglés AHA, publicó hace años la clasificación de la hipertensión arterial, disminuyendo los valores para identificar la patología. Sin embargo, en la realidad, estos valores a veces no son tomados en cuenta, y se considera a la hipertensión como parte normal del envegecimiento.

La confusión entre médicos y pacientes ha estado en que anteriormente se consideraba la edad como factor para determinar si un paciente sufre de presión alta o no. Esto ya no es cierto, sin embargo, muchos médicos continuan utilizando los viejos parametros o simplemente aceptando niveles altos o de hipertensión grado I como normal dentro del envejecimiento.

La presión elevada es un indicativo de que hay algo que mejorar. Esto puede ser tan simple como un estilo de vida saludable, ejercicio, alimentación, etc. Mas cuando aceptamos valores elevados, perdemos la oportunidad de identificar los potenciales problemas de dieta u otras posibles enfermedades que podrían terminar en el establecimiento de hipertensión u otro problema crónico.

Dado que la hipertensión causa lesiones microscópias en los vasos y organos, y estas lesiones son acumulativas a través de los años, es imperativo identificar, y actuar ante estos valores elevados lo más temprano posible.

Dr. Jorge D. Méndez-Rios
El autor es médico, investigador, y biólogo molecular.